Imprimir

EL INTENTO DE PROHIBIR LA BALLESTA

Escrito por José Manuel Gil on . Escrito en Medieval

Valoración del Usuario:  / 3
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

Os dejamos el interesante artículo de Ismael López en Reyournal.com

1

En 1139, en el 2º Concilio de Letrán, el Papa Inocencio II intentó prohibir el uso de la ballesta entre los soldados cristianos bajo la pena de excomunión.

Durante la Edad Media hubo muchas innovaciones militares, una de ellas fue la invención de la ballesta, que apareció en el Norte de Europa a partir del siglo XI gracias a los normandos (vikingos). Las ballestas eran armas formidables a distancias medias, además tenían un bajo costo de fabricación. El funcionamiento de este tipo de armas es sencillo, pues es un arco montado de forma horizontal el cual dispara al apretar un rudimentario gatillo. Este arma dispara pequeños virotes o saetas, más cortas que las flechas utilizadas por un arquero corriente. 

2

Ballesteros de Castilla.

La ballesta se difundió rápidamente por Europa, sus ventajas eran abundantes. Por ejemplo eran más precisas que los arcos, y lo más importante, los tiradores no necesitaban un intenso entrenamiento para ser un buen ballestero, un campesino o plebeyo podía aprender a utilizarla fácilmente. Su única debilidad era su lenta recarga, los ballesteros podían lanzar un virote por minuto mientras que los arqueros unas diez flechas. Los ejércitos medievales no dudaron en adoptar y equipar a sus soldados a distancia con este tipo de maquinas. Aunque eran sencillas, su potencia de disparo era asombrosa, a 150m podían atravesar cualquier armadura.
Aunque ya había sido probada su efectividad militar, las clases altas de la sociedad la vieron con malos ojos, incluida la Santa Sede. Las élites sociales tenían un papel predominante en las guerras medievales, reservándose el derecho a dirigir ejércitos y ser componentes de la caballería, el cuerpo por excelencia de la Edad Media. Nobles y caballeros protestaron por el uso de este arma debido a que un disparo de un simple campesino podía acabar con la vida de una persona que se había entrenado durante años para la guerra.

3

Arbalesta.

El punto culmen de estas políticas de condenar la ballesta llegaron cuando en 1139, el Papa Inocencio II intentó prohibirla bajo pena de excomunión (algo muy grave por aquel entonces), ya que era un artefacto del mismísimo Satanás. Finalmente la prohibición no se llevó a cabo, ya que la ballesta ofrecía muchas ventajas y los militares no iban a renunciar a ella. La ballesta sería el arma intermedia entre el arco y los primeros arcabuces de la Edad Moderna.

 

Saludos.

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates