Imprimir

EL ARMAMENTO DE LA BUSH WAR.

Escrito por Julio Alberto Alfonso González on . Escrito en Contemporánea

Valoración del Usuario:  / 8
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

El principal armamento en la guerra civil de Rhodesia (1965-1980)

Julio Alberto Alfonso González- Miguel Madueño Álvarez

1

Eland 90.

Las condiciones tan irregulares y cambiantes de la guerra civil rhodesiana afectaron profundamente al armamento empleado durante el conflicto. El gobierno de la minoría blanca tuvo serias dificultades para obtener armamento moderno debido al embargo internacional, solo superado en parte por el apoyo de Sudáfrica, Israel y de Portugal hasta la pérdida de sus colonias.


También el mercado negro de contrabando de armas y la producción propia paliaron en lo posible las cada vez más crecientes necesidades de equipamiento moderno y pesado para contrarrestar la mejora del equipo de las guerrillas.
EJÉRCITO DE RHODESIA
El armamento de las Fuerzas de Seguridad Rhodesianas tuvo orígenes muy dispares: el primero provino del arsenal heredado del periodo colonial británico, en general procedente de la Segunda Guerra Mundial, con algunas excepciones como el material aéreo más moderno. Fue enviado a África tras la grave crisis en Kenia de la rebelión Mau Mau y la tensa situación con el gobierno sudafricano del Apartheid independiente del Imperio Británico.
La otra gran vía de ayuda militar le vendría al gobierno rhodesiano de esa misma Sudáfrica a partir de 1965, aunque con ciertos altibajos. Buena parte del material sudafricano fue cedido y no entregado a Rhodesia, siendo en ocasiones recuperado por Sudáfrica en función de las fuertes presiones internacionales. En muchas ocasiones este material era camuflado como parte del arsenal ya existente en Rhodesia, utilizando modelos similares.
En menor medida el gobierno de Ian Smith contaría con la ayuda portuguesa hasta 1974,año en el que cambió la situación política en Portugal, tras la Revolución de los Claveles, poniendo fin al régimen dictatorial y formándose un gobierno democrático que permitió la independencia de sus colonias. Mozambique, había sido hasta ese momento la principal vía de entrada y salida de Rhodesia a nivel comercial.
También fueron de gran importancia la ayuda técnica israelí y el contrabando de armas, sucesos que bien podrían inspirar numerosas novelas de aventuras, por citar un solo ejemplo, el cargamento de 500 ametralladoras FN MAG belgas, interceptado por el propio gobierno de Bélgica en 1978 antes de ser enviado a Rhodesia. Con el avance de la guerra, el armamento capturado a los guerrilleros se convirtió en otra importante fuente de recursos para el ejército de Rhodesia. Armamento bastante abundante y en algunos casos mejor que el de los propios rhodesianos, este material requería de una instrucción en su manejo proporcionada por asesores militares portugueses ya acostumbrados a tratar con él. También la habitual incorporación de exguerrilleros al bando gubernamental ayudó a este proceso.

2

Fusiles de asalto R1 FN FAL.

Finalmente la propia Rhodesia fabricó todo el material posible, poniendo especial atención en la transformación doméstica de vehículos comerciales a vehículos blindados y antiminas, consistiendo fundamentalmente en aumentar la altura y alterar el chasis para que la explosión de las minas se desviase lo máximo posible y la deflagración no lo soportara el habitáculo principal del vehículo.
La utilización del diferente armamento fue bastante homogénea entre el ejército y las fuerzas de orden público rhodesianas, aunque con una priorización del mejor armamento para las fuerzas de choque como la RLI o el SAS y el más anticuado relegado a las unidades de la Guard Force.


ARMAMENTO PERSONAL Y DE APOYO
Las principales armas ligeras empleadas por las fuerzas de Rhodesia fueron muy variadas: desde pistolas Browning HI-Power hasta Star de 9mm, o la Walther PP preferida por las fuerzas policiales e incluso un modelo fabricado en Rhodesia, la Mamba. También se usaron revólveres Enfield N2 MKIsobre todo en tareas policiales al principio de la guerra. En un principio, muchas unidades de segunda línea estuvieron equipadas con fusiles Lee-Enfield de la Segunda Guerra Mundial, aunque estos fueron desapareciendo gradualmente sustituidos por armamento más innovador. En su versión de francotirador se emplearon hasta el final de la guerra, dada su gran precisión y fiabilidad.
Al producirse la Declaración Unilateral de Independencia por parte del gabinete Smith, las fuerzas regulares estaban equipadas con el fusil de asalto británico L1A1 SLRque era el arma reglamentaria del ejército británico y que inmediatamente dejó de estar accesible por el embargo. Este fue sustituido por ejemplares del modelo original belga FN FAL, del que derivaba el L1A1británicoy más de 30.000 R1 sudafricanos copia del FN FAL. Estos fusiles de asalto proporcionaban a las fuerzas rhodesianas un mayor alcance y además eran armas más potentes que sus contrapartes en manos de la guerrilla, pero también contaban con un hándicap importante respecto a estos, y es que se trataba de armas que requerían de una limpieza y mantenimiento mucho más exhaustivos que los fusiles de asalto rivales.
A mediados de los setenta, en uno de los momentos de merma de apoyo sudafricano se adquirieron varios miles de HK G3 construidos en Portugal, bajo licencia, que tendrían mucho uso hasta el final de la guerra, aunque era considerado de inferior calidad por las tropas rhodesianas.Habría que sumar a esto la llegada de cantidades limitadas de Colt M-16al final de la guerra.
Para las operaciones aerotransportadas, muy comunes en las fronteras, se utilizó la variante del FN FAL de culata plegable modelo 50/61, ya que esta característica permitía que ocupara menos espacio, muy importante dadas las limitaciones de este, por ejemplo a bordo de los Alouette III o a la hora de un salto paracaidista.Introducidos de contrabando desde EEUU se dispuso también de cierta cantidad de carabinas automáticas Mini-14.

3

Alouette III.

Los modelos principales de subfusil empleado, especialmente en tareas de vigilancia y por parte de las tripulaciones de vehículos fueron el popular UZI de origen israelí y los británicos L2A1 Sterling y Sten MK2. También se dispuso de cierta cantidad de los subfusiles australianos Austen y Owen Gun, además de numerosos subfusiles de fabricación propia en pequeños talleres locales, comúnmente denominados “Rhuzies”. Su pequeño tamaño era ideal para el reducido espacio dentro de los vehículos y su volumen de fuego era muy útil en combates a corta distancia habituales en ataques a instalaciones dentro de Rhodesia. También se utilizaron las escopetas FN Browning Auto-5, Ithaca-37y Greener, muy apreciadas a la hora de enfrentamientos que requirieran la eliminación de guerrilleros en edificios.
Una de las principales ametralladoras usadas fue la multipropósito FN MAG de 7´62mm utilizada como arma de escuadra, así como para apoyo de fuego sostenido sobre trípode. Esto era posible gracias a su peso, aceptable para las operaciones de largas marchas a pie en las zonas de conflicto, y a su vez, montada en trípode, era un arma de gran cadencia de fuego y mecánicamente muy aceptable, con apenas interrupciones o encasquillamientos.
El modelo de ametralladora ligera, Bren MK2 Cal .303 fue habitual,arma famosísima gracias a su gran utilización por parte del imperio británico durante la Segunda Guerra Mundial,aunque relegado a segunda línea por su versión más moderna L4A1 con calibre OTAN de 7´62mm a medida que avanzaba la guerra. También se usó como arma de apoyo de escuadra la versión del FN FAL con cañón pesado 50/41 y la Browning M1919 montada en vehículos y su versión Browning MK2, originalmente montadas en los cazas Spitfire que estuvieron en servicio en Rhodesia en los años cuarenta y cincuenta, y que estaban almacenadas sin darles ningún uso. En su necesidad urgente de armamento de cualquier fuente posible, los rhodesianos no tardaron en encontrar otra utilidad para estas armas, que demostraron ser excelentes.
La mayoría de la munición de 7´62, 9 y 0´303 procedía de fábricas sudafricanas, aunque solía dar peor resultado que los lotes originales.
Para comprender mejor el nivel de militarización de la población blanca rhodesiana, un dato muy clarificador es la presencia de 120.000 armas ligeras registradas en manos civiles, para una comunidad de menos de 300.000 habitantes.
Finalmente la famosa Browning M2 HB de 12´7mm estuvo también presente.Era la ametralladora pesada por excelencia en prácticamente todas las fuerzas armadas del bloque occidental, usualmente se utilizaba en posiciones fijas y sobre todo montada a bordo de vehículos.
Entre las armas de apoyo más habituales en las fuerzas Rhodesianas estuvieron los morteros de origen británico L16 de 81mm y el mortero tipo comando sudafricano M4 de 60mm, muy usados como apoyo de fuego contra la infantería poco protegida típica de los combates en campo abierto del paisaje rhodesiano.
Los cañones sin retroceso M40 de 106mm y el lanzacohetes antitanque M20 Super Bazooka,aunque eran armas originalmente anticarro, fue poco habitual su uso en cometidos anti blindaje, siendo mucho más usados para destruir posiciones fortificadas de la guerrilla o vehículos de transporte aprovechando su capacidad de tiro directo. Al final de la guerra se dispuso de una pequeña cantidad de lanzacohetes antitanque portátiles M-72 Law norteamericanos.
Está en disputa si se llegó a contar con 9 Lanzadores de misiles contracarro Milan, que incluirían una dotación de 75 misiles, material muy moderno, que algunas fuentes indican que se había conseguido vía Sudáfrica y estaba en reserva, sin utilizarse en combate, preparado para enfrentarse al esperado ataque convencional del ZIPRA con carros de combate y blindados. Es evidente que las guerrillas hubiesen sufrido mucho enfrentados a estas armas tan modernas y eficaces. Fue muy habitual especialmente en el caso de los M40 y los L16, que se utilizaran montados en vehículos adaptados para ellos, normalmente camiones Unimog de 2,5 y 4,5 toneladas.

4

ZIPRA

El única arma antiáerea disponible, sin incluir en al armamento capturado a las guerrillas, fue el cañón antiaéreo M1 de 37mm, material norteamericano procedente de la Segunda Guerra Mundial. Sus características insuficientes en caso de enfrentamiento con el moderno material aéreo disponible por Zambia o Mozambique, hizo que quedara destinada a algunas posiciones fijas en las ciudades más importantes, siendo el material antiaéreo capturado a las guerrillas ZPU-1, ZPU-4 o ZU-23-2, el principal apoyo de las tropas rhodesianas,aunque habitualmente fueron usadas como eficaces armas contra la infantería, dada su potencia de fuego y velocidad de disparo.


MEDIOS ACORAZADOS
Los vehículos blindados fueron también muy variados y fue aquí donde el ingenio de los rhodesianos se desplegó de manera más clara, ya que llevaron a cabo muchas modificaciones, ante la casi imposibilidad de obtener material blindado adecuado a sus necesidades.
Destacarían ocho carros de combate T-55 LD de fabricación polaca recibidos en 1979 de Sudáfrica, de un cargamento de armas libias destinado al ejército del dictador ugandés Idi Amin cuando libraba su guerra con Tanzania,cuyo barco de transporte,el mercante francés “Astor” acabó confiscado por las autoridades de Pretoria. Entonces se hizo creer que habían sido capturados por los rhodesianos al ejército mozambiqueño.

5

T-55.

Hay rumores, no confirmados, acerca del uso de algún carro de combate capturado T-34/85, pero parece que no es cierto que se capturara ninguno operativo.


VEHICULOS DE COMBATE DE INFANTERIA
Los más importantes y más eficaces fueron los Eland-90 sudafricanos, copia de los AML-90 franceses, armados con un cañón de 90mm y los blindados más potentes en manos rhodesianas hasta la llegada de los T-55. También se dispuso de varios Eland-60 armados con un mortero de retrocarga de 60mm, pero fueron usados en la defensa de las vitales bases aéreas. Durante la primera parte de la guerra se dispuso también de una veintena de T-17 Staghound, que fueron retirados a principios de los setenta.


VEHICULOS DE RECONOCIMIENTO
Los veteranos Ferret de la Segunda Guerra Mundial, fueron el principal vehículo blindado rhodesiano hasta los años setenta, heredados de la presencia británica y de los que dispusieron de una veintena. Con ciertas mejoras especialmente en su armamento, se utilizaron hasta el final de la guerra. Inicialmente también se dispuso de unos pocos y veteranos Marmon Herrington sudafricanos, pero fueron retirados a primeros de los setenta. Al menos dos Shorland fueron utilizados por la policía en tareas de reconocimiento y patrullaje, acabando en manos de los Selous Scout para apoyar incursiones en Mozambique.


TRANSPORTES ACORAZADOS DE PERSONAL
Con la Declaración unilateral de Independencia, Rhodesia heredó 30 venerables Universal Carrier de procedencia británica. Estos vehículos ya no fueron usados en primera línea, pero si se utilizaron modificados y mejor armados para defender instalaciones vitales dentro de Rhodesia.
Las necesidades de poder transportar tropas de manera segura en las zonas de combate y la absoluta carencia de estos medios llevaron a Rhodesia a fabricar gran cantidad de transportes acorazados de personal, adaptados además a la guerra de minas tan presente en las carreteras y caminos de Rhodesia. Fueron fabricados aprovechando chasis de camiones civiles de marcas como Unimog, Nissan o Bedford.

6

Cocodrile.

Destacaron 130 Crocodile, entre 200 y 300 MAP75, entre 100 y 200 MAP45, 60 Spook que era una copia sin licencia del blindado alemán UR-416 adaptada a la guerra de minas, 2 PIG copias exactas, también sin licencia del UR-416 fabricadas por los Selous Scout para sus incursiones transfronterizas, y un número indeterminado de Leopard.
Los únicos modelos extranjeros que pudieron adquirir fueron pequeñas cantidades de los transportes acorazados antiminas de origen sudafricano Buffel e Hippo.Finalmente hay que reseñar la existencia de un vehículo blindado de fabricación rhodesiana, diseñado para limpiar minas, el Pookie.

7

Pookie.

ARTILLERÍA
Como en el resto, la falta de material de artillería y especialmente de munición, fue un problema crónico para los rhodesianos. Aun así obtuvieron un rendimiento muy alto de lo disponible y además consiguieron cumplir sus tareas de apoyo de fuego e incluso en algunos casos de contrabatería en duelos fronterizos contra los ejércitos vecinos que apoyaban a las guerrillas o incluso contra estas cuando empezaron a contar con material más pesado.Las principales piezas de artillería de campaña de las fuerzas rhodesianas fueron 36 obuses Ordenance QF 25 Pdr de 88mm y los famosos 25 libras de la II Guerra Mundial, el arma estándar de la artillería de campaña británica que demostró una enorme calidad y que siguió en servicio por todo el mundo durante décadas.
Al final de la guerra y cedidos por Sudáfrica pudieron contar con 9 obuses BL 5´5 de 140mm, armas más potentes y de mayor alcance que los 25pdr, constituyendo un aporte fundamental durante los cada vez más intensos combates del final de la guerra.También dispusieron de 6 Obuses M-101 de 105mm, reglamentarios en 1965 en la única batería regular entonces disponible por la artillería rhodesiana, usados muy poco ante la falta de repuestos y munición.

8

Artillería rhodesiana 25 pdr.

Algunas fuentes indican la participación de obuses G-4 de 155mmcopia del israelí Soltam M-71 fabricados bajo licencia en Sudáfrica y manejados directamente por artilleros sudafricanos al final de la guerra
Un dato en disputa es la presencia de18 obuses de montaña OTO Melara M56 de 105mm, armas muy móviles que podían ser trasladadas desmontadas y que hubiesen resultado muy útiles en el irregular terreno de la guerra.


MEDIOS AÉREOS
Una de las diferencias fundamentales y gran ventaja táctica de las fuerzas de seguridad rhodesianas fue su disponibilidad de aviación, prácticamente inexistente del lado guerrillero. A pesar de la antigüedad de su material, pudieron sacar mucho provecho de su superioridad en este campo.
El gobierno de Ian Smith dispuso de 12 Cazabombarderos Hawker Hunter FGA9 y 16 De Havilland Vampire FB 9 y T.55 heredados de la presencia británica, y reforzados con otros 13 del modelo FB.52 cedidos por Sudáfrica. El Hunter era el cazabombardero más moderno y potente de su arsenal, aunque el embargo británico impidió su modernización con motores más potentes. Este garantizaba la superioridad y la seguridad del espacio aéreo rhodesiano, siendo muy utilizado en los ataques más allá de las fronteras contra las bases rebeldes.Los Vampire estaban muy anticuados y superados en 1965, pero los rhodesianos sacaron mucho provecho de ellos, tanto para ataques a tierra, como para el entrenamiento avanzado de los pilotos a menudo que avanzaba la guerra.

9

Hawker Hunter FGA9.

Dispusieron también dediez English Electric Canberra, ya desplegados antes de la Declaración Unilateral de Independencia y que en muchas operaciones serían complementados o sustituidos por los más modernos Canberra sudafricanos operando directamente en el conflicto. Se trataba de bombarderos a reacción, pero de utilización clásica en misiones de bombardeo por saturación. Igual que los Hunter, no pudieron ser remotorizados debido al embargo británico y al final de la guerra estaban en malas condiciones, siendo sustituidos por Canberras de la Fuerza Aérea Sudafricana, más modernos, haciéndose pasar por sus homólogos rhodesianos.
La fuerza aérea de Rhodesia contó con 21 Reims Cessna FTB.337.G Lynx, 14 SIAI Marchetti SF.260 Warrior y 11 AL-60 Trojan F5 que actuaban tanto como transporte ligero como armados en acciones contrainsurgencia. Estos aparatos de ataque ligero tuvieron un rol importantísimo en el apoyo cercano al típico combate de guerrilla tan habitual en el conflicto. Solían ir armados con contenedores exteriores de armas con lanzacohetes múltiples y ametralladoras o bombas ligeras. Eran aviones más vulnerables al fuego antiaéreo de armas ligeras de la guerrilla, pero su gran maniobrabilidad les permitía dar un apoyo cercano fundamental a las operaciones antiguerrilla. Además su uso se vio potenciado por la imposibilidad de conseguir aviones de combate más modernos y potentes en los mercados de armas internacionales. Este material se adquirió como si fuesen destinados al mercado civil y así evitaron los embargos.

10

Lynx (Cessna).

Entre los aviones de transporte, Rhodesia dispuso de doce Douglas C-47 Dakota, 4 Canadair C4 Argonaut y 2 DC-7C. Fundamental el papel de los Dakota en las acciones paracaidistas utilizadas en los operativos Fire Force. Además, para el traslado rápido de materiales y personal de una punta a otra del país era fundamental esta capacidad aérea. El material era en general antiguo pero dio muy buen resultado, aunque su escasez también fue una dificultad, además del agotamiento del material debido al enorme uso que se les dio.
Entre el transporte ligero, dispusieron de 17 Cessna 185, seis BN-2A Islander, dos Percival Pembroke, unCessna421, un Cessna 402 y un Baron Beechcraft 95 C-55. La carencia de pistas aéreas adecuadas en buena parte del país hizo que la importancia de estos aviones de transporte ligeros fuera enorme, ya que podían operar casi desde cualquier superficie plana. El transporte urgente de municiones o personal en pequeñas cantidades, fue una de sus principales misiones, junto a la evacuación de heridos graves a los hospitales de Salisbury o Bulawayo, logrando salvar las vidas demuchos soldados.
Cómo había quedado patente en guerras como la de Vietnam y otros conflictos donde la guerra de guerrillas tenía un peso fundamental, la confrontación británica contra Indonesia en Borneo o las guerras coloniales portuguesas , el helicóptero y su utilización táctica demostraron ser fundamentales en este tipo de conflictos.
Rhodesia contó conuna cifra de entre 34 y 60 Aerospatiale SA 316 Alouette III, dependiendo de las fuentes, muchos cedidos por Sudáfrica e incluso manejados directamente por pilotos sudafricanos, once Augusta Bell 205A Cheetah, obtenidos de Israel y seis Aerospatiale SA 313 Alouette II también cedidos por Sudáfrica.
Los Alouette III tuvieron un papel protagonista en las acciones Fire Force, unos utilizados como transporte de los soldados rhodesianos G-Car con cuatro hombres a bordo y otros en misión de apoyo de fuego, normalmente equipados con un cañón de 20 mm denominados K-Car. Muy importante fue la incorporación vía Israel de los AB-205 copias bajo licencia de los famosos UH-1 Huey de la guerra de Vietnam, con mucha mayor capacidad de carga y autonomía que los omnipresentes Alouette. Los helicópteros SA-332 Puma y los SuperFrelon del ejército sudafricano tuvieron mucha participación en las principales operaciones de incursión en profundidad en territorios de países limítrofes, especialmente Mozambique.
Es importante reseñar la amplia utilización del material capturado a las guerrillas de liberación, en algunos casos como el de los RPG, llegaron a convertirse en el arma anticarro estándar de las unidades de primera línea rhodesiana, en lugar del M20. Las armas ligeras especialmente de unidades de infiltración como los Selous Scout, fueron casi siempre las capturadas a las guerrillas enemigas para reforzar el camuflaje de estas unidades. Tuvo mucho uso también la ametralladora pesada DShK de 12´7mm especialmente montada en vehículos. La defensa antiaérea del gobierno de Salisbury se reforzó con al menos una decena de ZPU-4 y algunos ZU-23-2 e igualmente hubo unidades de BM-21 para reforzar la artillería o BTR-152 capturados para reforzar las capacidades mecanizadas de la infantería rhodesiana. En definitiva, las dificultades crónicas de abastecimiento del régimen de Smith, hizo que prácticamente cualquier cosa capturada a la guerrilla fuera puesta en servicio y usada por las fuerzas de seguridad rhodesianas.


EJERCITO GUERRILLERO
Las dos principales fuerzas guerrilleras en la Guerra Civil Rhodesiana fueron el ZIPRA y el ZANLA. La principal fuente de armamento del ZIPRA fue la Unión Soviética, mientras en el caso del ZANLA fue China. No obstante casi todo el armamento utilizado fue similar en ambas fuerzas, con la excepción de algún material pesado, que sólo utilizó el ZIPRA, ya que prácticamente todo el armamento chino eran copias de modelos soviéticos.
Las principales armas individuales de que dispusieron fueron pistolas Makarov, preferidas por los oficiales de mayor graduación y la Tokarev, más utilizada entre los oficiales inferiores. Las pistolas capturadas a los oficiales guerrilleros, fueron el trofeo de guerra más apreciado por los rhodesianos. Al principio de las acciones guerrilleras se usaron fusiles checos M-52/57, alemanes Mauser y franceses MAS 36, pero con la llegada de gran cantidad de ayuda del bloque comunista fueron pronto casi completamente sustituidos por carabinas automáticas SKS-M y su versión china la Type 56. Estas armas supusieron durante la mayor parte del conflicto casi la mitad de las armas automáticas individuales capturadas a las guerrillas por los rhodesianos.

11

ZANLA.

Los fusiles de asalto fueron el AK-47 y sus copias:Type 56 chino, AK-63 rumano y húngaro y AKM soviético. También fueron comunes las versiones de culata plegable AK-47S y AKMS. Como ha sido habitual en casi todos los conflictos posteriores a la segunda guerra mundial y desde la entrada en servicio de los fusiles de la familia AK, su extraordinaria resistencia a la suciedad, o la falta de mantenimiento adecuado, les han hecho armas ideales y favoritas de casi todas las guerrillas del mundo. Los principales subfusiles fueron el alemán MP-40 y el británico Sten MK2 al principio de la guerra, siendo progresivamente introducidos los soviéticos PPS-43, PPSH-41. El fusil de francotirador fue el Dragunov.
Las principales ametralladoras fueron las ligeras RPD, RPK y Degtyarev DP-27. Otra ametralladora antigua pero muy eficaz y utilizada hasta el final de la guerra fue la MG-34 de fabricación alemana. La ametralladora multipropósito por excelencia fue la PKM fundamental ante la gran cantidad de FN-MAG utilizadas en combate por los rhodesianos,en una proporción de un arma cada cuatro hombres, lo que les daba gran ventaja en los intercambios de fuego. Otra gran protagonista fue la ametralladora pesada la DSHK de 12´7mm, principal arma antiaérea durante casi toda la guerra y vital para poder oponer cierta capacidad defensiva ante los continuos ataques aerotransportados y helitransportados de los rhodesianos.
Entre las armas anticarro se hizo gran uso de los lanzagranadas RPG-2 y RPG-7 que capturado en grandes cantidades se convertiría en el arma estándar de los rhodesianos, incorporándose al final de la guerra el RPG-9. Entre los cañones sin retroceso destacan los modelos soviéticos B-10 de 82mm y B-11 de 107mm y sus copias chinas.
Como principal arma de apoyo se contó con el mortero soviético M1937 de 82mm, principal arma de apoyo de fuego en las acciones dentro de Rhodesia. También se contó con cierta cantidad de morteros pesados PM-43 de 120mm.
El armamento antiaéreo constaba de ZPU-1 monotubo de 14´5mm, su montaje de cuatro tubos ZPU-4, el cañón suizo de 20mm OerlikonGAI-B01 y el cañón antiáereo bitubo ZU-23-2 de 23mm, aunque estas armas solían estar en las bases guerrilleras al otro lado de las fronteras. Arma a destacar de gran resultado fue el misil portátil antiaéreo Strela-2, conocido como SA-7 Grail en occidente. Con esta arma se produjeron dos de las acciones más famosas de la guerra, el derribo de dos aviones de pasajeros civiles.
La artillería constó de obuses de D-30 de 122mm y lanzacohetes múltiples BM-21 Grad del mismo calibre pero estas armas estaban en Zambia, en manos del ZIPRA. Dispusieron de 5 blindados de reconocimiento BRDM-2 y de al menos 60 blindados de transporte de personal BTR-152, para actuar como reconocimiento blindado y transporte acorazado de tropas en la planeada ofensiva convencional. El ZIPRA también contaba con varios vehículos MTU-55 lanzapuentes, para su proyectado cruce del río Zambeze.

12

Operación  Miracle.

El ZIPRA contaba al final de la guerra con al menos diez carros de combate medios T-34/85, que estaban destinados a ser la punta de lanza.
Un Arma fundamental y sumamente eficaz utilizada por las guerrillas fue la mina soviética TM46 anticarro, sembrada con profusión por las carreteras y caminos del interior de Rhodesia y que causó numerosas bajas, tanto civiles como militares.
Con el objetivo de que la planeada acción convencional del ZIPRA tuviese apoyo aéreo, los soviéticos estaban entrenando pilotos zimbabuenses en Zambia con la idea de cederles aparatos y que actuasen como fuerza aérea.
Es importante destacar las dos estrategias de combate de ambas guerrillas que también explican el tipo y uso del diferente armamento. Por un lado el ZANLA, con apoyo de China, utilizaba la estrategia maoísta de acción guerrillera, esta consistía en ganarse la voluntad de la gente mediante las acciones de propaganda sobre el terreno y actividades de cooperación que ayudasen de manera real en los poblados africanos. De esta manera el empleo de muchas pequeñas unidades de guerrilla operando constantemente dentro de territorio rhodesiano, buscaba recabar el apoyo popular y crear un clima mayor de hostilidad hacia la minoría blanca por sus repetidas acciones represivas. Por ello el ZANLA hace mucho menos uso de material pesado. Sus hombres eran entrenados en general por asesores chinos en campos de entrenamiento primero en Tanzania y después, a partir del triunfo comunista en Mozambique en este mismo país.
En cambio el ZIPRA tenía como estrategia fundamental la que recibían de sus asesores, principalmente soviéticos, aunque también hubo una presencia destacada de cubanos y alemanes orientales. Por un lado su objetivo era causar el mayor número posible de bajas y desgastar en lo posible a sus enemigos rhodesianos, para luego ejecutar un decisivo ataque convencional desde Zambia, que les permitiese derrotar de manera total a las fuerzas racistas y conseguir un gran levantamiento popular interno que acabase definitivamente con la guerra.
Para entender mejor el intento de rearme rhodesiano del final de la guerra, buscando reforzar su capacidad de guerra convencional, es interesante conocer también, aparte de las fuerzas guerrilleras, cuál era la capacidad militar de sus estados vecinos hostiles, desde los que operaban las fuerzas de liberación.
En 1979 las fuerzas armadas mozambiqueñas alcanzaban los 24.000 efectivos y contaban entre otros medios con 350 carros de combate medios entre los modelos T-34/T-54 y T-55, 50 carros ligeros PT-76, 150 vehículos blindados de reconocimiento BRDM-2, 250 transportes acorazados de personal de los modelos BTR-40 y BTR-152, piezas de artillería de calibres 76, 85, 105, 122, 130 y 152mm, lanzacohetes múltiples BM-21 de 122mm, misiles anticarro AT-3 Sagger, misiles antiaéreos SA-3 y portátiles SA-7. Sus principales aviones de combate eran 36 MIG de los modelos -17/-19 y -21.
Al final de la guerra Zambia contaba con unos 16.000 efectivos y como material bélico más importante con 30 carros de combate T-54, entre los vehículos de reconocimiento blindado contaba con 28 Ferret y 50 BRDM-1 y -2, disponían de 18 lanzacohetes múltiples de 105mm y 30 BM-21 de 122mm, contaban también con sistemas antiáereos de misiles portátiles SA-7 y contaban con 12 sistemas de misiles antiaéreos Rapier y 3 Tigercat . Además estaban comprando más material como carros de combate medios T-55 y vehículos de reconocimiento blindados y de transporte de personal acorazado más modernos. Sus principales aviones de combate eran 12 F-6 chinos, 6 Galeb y 6 Jastreb de fabricación yugoslava, y además estaban pendientes de recibir 16 MIG-21.

13

Selous pasando por Frelimo.

Por último Bostwana tenía unas fuerzas armadas insignificantes de poco más de 3.000 hombres y con sólo 5 aviones armados BN-2Defender para tareas de contrainsurgencia.



Bibliografía:

— “Balance Militar”. Revista de las armas y servicios, Ejército año XLI núm. 490, 1980.
ABBOTT, PETER y BOTHAM, PHILIP.: Modern African Wars (1) 1965-1980: Rhodesia. Men at arms, núm. 183, Osprey Publishing, 1986.
GRANT, NEIL.: Rhodesian Light Infantryman, 1961-1980. Warrior núm. 177, Osprey Publishing, 2015
MARNO DE BOER.: “El enfoque de Rodesia hacia las operaciones de contrainsurgencia: Una tendencia a matar”. Military Review, 2012, pp. 66-78.
MOORCRAFT, PAUL L. y MCLAUGHLIN, PETER.: The Rhodesian War. A military Story. Stackpole Books, 2010.
STEWART, MICHAEL, P.: The Rhodesian African Rifles. The Growth and adaptation or a multicultural Regiment through the Rhodesian bush war, 1965-1980. Combat studies Institute, 2012.

Páginas Web:
http://rhodesianforces.org


Saludos.

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates